Por medio del Decreto Ejecutivo Nro. 1272, Lenín Moreno, presidente de la República, anunció el cambio de Comandante General de la Policía Nacional, luego de un año y dos meses en que Patricio Carrillo estuvo frente a la fuerza policial.

Se trata de Tannya Varela, primera mujer en ser nombrada comandante general de la Policía en la historia del Ecuador y América Latina. De acuerdo con un comunicado emitido por la Policía Nacional, la general inspector comandaría a cerca de 53.000 damas y caballeros de la paz, desde el pasado lunes 22 de marzo.

«Este nuevo rol lo asumo con mucha humildad, compromiso y responsabilidad. Trascendiendo en la historia para dejar un legado a las mujeres, de lo que se puede conseguir en nuestra organización», mencionó la comandante durante la reunión mantenida con el mando institucional.

Según datos difundidos por el Ministerio de Gobierno en sus canales oficiales, Varela fue jefa de Estado Mayor desde enero del año 2020, convirtiéndose así en la segunda autoridad policial y en la primera mujer en ejercer el cargo.

Durante dos ocasiones desempeñó sus labores como comandante de la Zona 8 en Guayaquil, Durán y Samborondón, posteriormente fue directora general de Personal de la Policía, comandante de la Zona 5 en Subzona Guayas, y lideró también como directora de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen).

Fue directora de la Escuela Superior de Policía «Alberto Enríquez Gallo», entre otras funciones en las que trabajó áreas en migración, tránsito y seguridad ciudadana. Y además, estuvo a cargo de la creación del Departamento de Violencia Intrafamiliar y formó parte del equipo de seguridad y protección del papa Francisco en el 2015, cuando visitó Ecuador en su gira por Latinoamérica.

Su vida e historia como mujer policía

Tannya Gioconda Varela Coronel, nació en Ibarra en noviembre de 1966, está casada desde hace 27 años con el coronel Edwin Noguera, quien está a cargo de la Policía en Santa Elena, y son padres de tres hijos.

Una vez que se graduó del colegio y próxima a iniciar sus estudios universitarios para convertirse en economista, sintió el llamado para formar parte de la segunda promoción de mujeres oficiales. Tenía 17 años de edad cuando vio un anuncio publicado en el periódico por la Policía Nacional el 3 de septiembre de 1983.

“En el aviso de prensa aparecía la coronel Teresa Carranza, quien fue la primera dama en vestir el uniforme en el país. La consideré guapísima y perfectamente uniformada, su imagen me marcó, porque en ese momento me dije: esto es lo tuyo”, mencionó la comandante.